jueves, 30 de agosto de 2007

Gandhi

Ayer Arguiñano comentó, mientras se marcaba unos espárragos que no me convencieron mucho, una frase de Gandhi que me es familiar: "Vive como si fueras a morir mañana; aprende como si fueras a vivir para siempre". Los más curioso es que, también ayer, en una serie que la misma cadena emite por la noche, se comentaba la misma frase. O es simple casualidad, o veo mucho la tele...

Hace más de cinco años, volví a nacer en el Km 41 de la FV-2. Tan sólo 5 mm me separaron de una muerte segura o lo que hubiera sido peor, una tetraplegia irreversible. No puedo describir lo que duele un golpe así y mucho menos lo que supone a nivel emocional.
Mientras me recuperaba, cayó en mis manos un libro de frases de personajes célebres y ésta en concreto se me quedó grabada.

Al pricipio me lo tomé a la tremenda y anduve un poco loca un tiempo... para comprender luego que vivir como si fueras a morir mañana no es comerse el mundo en un día, sino más bien saborear ese día lentamente, disfrutar de cada cosa cotidiana con espírutu positivo y sobre todo amor. A veces resulta difícil, pero lo intento...

Otra de las cosas que Gandhi predicó fue la "no violencia", y esto señor@s cuando se tienen vecinos como los míos, sí que es difícil. Entoces me acuerdo de otra ilustre, Santa Teresa de Jesús, que con su "paciencia todo lo alcanza",



Gandhi y su esposa

4 comentarios:

Toñi P. dijo...

La paciencia, por ser la madre de la ciencia, es, a veces algo dificil de mantener a tu lado. Pero cerrar los ojos y respirar ondo, a veces ayuda a que no se vaya...También ayuda meterte en internet y dar un paseo por los blogs de tus amigas.

Besos

violetazul dijo...

La paciencia... qué don tan difícil de alcanzar, te pasas toda la vida buscándola y cuando crees que la encuentras, cualquier detallito hace que la pierdas en segundos.
Buen finde!

Anyglo dijo...

Creo que con unos buenos tapones para los oídos,hechos a medida...

Bueno, bromas aparte. A veces,la vida, para enseñarnos a valorar lo que tenemos, lo que somos, es capaz de ponernos la zancadilla.

Lo malo, es que tienen que ocurrir cosas "fuertes" para que tengamos que reaccionar; lo bueno, es saber que se nos da una segunda oportunidad.

En nosotros queda la opción de aprovecharla.

Sé Feliz!!!

Adijirja dijo...

Es cierto que a veces resulta dificil saborear la vida, sobre todo porque siempre estamos pendientes de lo que no ha llegado todavia y es precisamente en eso en lo que ponemos todas nuestras esperanzas y expectativas. Sabes? En estos dias de vacas me estoy sorprendiendo a mi misma de disfrutar escuchando solo el tac-tac-tac del ordenador mientras mi pareja teclea, el clin-clin-clin de mis agujas mientras tejo en el sofa y la respiracion de mi perra en su cojin.
Paz absoluta.
Al resto del mundo... buf! Que le den!!! ;)
Un abrazo.